5 CLAVES PARA SALIR DE LA SOLEDAD Y EL VACÍO EMOCIONAL

El miedo a la soledad y el vacío emocional

La pandemia del coronavirus nos ha llevado a experimentar de una forma involuntaria la necesidad de lidiar con nuestra propia soledad y vacío emocional. Obligados a la falta de contacto físico y separados muchas veces  de nuestros seres queridos hemos tenido que poner en juego la capacidad de estar con nosotros mismos.

¿QUÉ ES LA SOLEDAD Y EL VACÍO EMOCIONAL?

Es una experiencia  de  carencia afectiva y aislamiento, tanto de nosotros mismos como de los demás y nuestro ambiente. Supone de alguna forma cerrar las puertas al intercambio con la vida.

La soledad y vacío emocional están relacionados con la resistencia y la dificultad para poder estar con nuestra experiencia interna de una forma nutritiva.

¿QUÉ PROVOCA EL MIEDO A LA SOLEDAD?

La sensación de soledad y vacío emocional es algo más complejo de lo que la gente puede imaginar porque va más allá de estar físicamente acompañado. En este sentido la compañía  de otras personas  no necesariamente  calma la sensación de soledad emocional e incluso podría empeorarla.

El miedo a la soledad es un síntoma que puede estar encubriendo diversas realidades psicológicas y emocionales de la persona:

  • El aburrimiento, la apatía, la sensación de pérdida de sentido
  • El miedo, la inseguridad o la preocupación generalizada por las cosas.
  • La sensación interna de falta de valor y la baja autoestima,
  • Las dificultad para comunicarse y la carencia de habilidades sociales.
  • La culpa y la vergüenza.
  • Los estados de resentimiento y enfado.

 

¿COMÓ SALIR DE LA SOLEDAD Y EL VACÍO EMOCIONAL?

Salir de la soledad y el vacío tiene que ver con ser capaz de nutrir nuestra dimensión afectiva y emocional  para conectar con la vida. En la medida en que establecemos un intercambio nutritivo de dar y recibir se disuelve la sensación de soledad; Este intercambio surge a través de entrar en relación con nosotros mismos, con los demás o con nuestro ambiente. El resultado de esta conexión conlleva  satisfacer necesidades importantes para para la persona; ejemplos de estas necesidades podrían ser: la creatividad, el cariño, el aprendizaje, el placer, la contribución externa…

Este fenómeno de entrar en relación requiere un acto de proactividad para salir de nuestra cueva interior. Supone estar dispuestos a correr el riesgo de participar de la vida y mostrar lo que hay dentro de nosotros. Este paso requiere inevitablemente el haber entrado previamente en relación con nosotros mismos.

A continuación te dejo algunas claves concretas para practicar que pueden ayudarte a crear la anhelada conexión e ir disolviendo la soledad y el vacío.

1) INTENCIÓN DE CURIOSIDAD: recuerda que los niños tiene una gran capacidad de jugar con cualquier cosa. La razón de ello es que están continuamente con una actitud de apertura hacia lo que les rodea. La curiosidad implica colocarse en una actitud de no saber y de desprendernos de nuestras ideas preconcebidas. Un poco de apertura y juego es fundamental en este camino para salir de la soledad.

2) IDENTIFICA  LAS AREAS DE BAJA CALIDAD DE NUTRICIÓN: Cada vez que nos desconectamos de  nuestra vida vamos creando capas de anestesia que minimizan o bloquean la posibilidad de nutrirnos en la vida. Hay veces que por pereza o falta de iniciativas nos conformamos con actividades o personas que no  satisfacen nuestras necesidades. Es importante que seas ambicioso en el sentido de preguntarte, ¿qué es lo que más me podría llenar en este momento? ¿Qué necesitaría para sentirme más vivo ahora?

3) COMPARTE TU VULNERABILIDAD: normalmente la sensación de soledad conlleva un  bloqueo que nos impide  mostrar nuestros sentimientos y participar de la vida. Para que exista el intercambio y conexión una opción es dejar que los demás puedan ver nuestro dolor o sufrimiento. Compartir como nos sentimos es una forma de dejar que los otros entren en nuestra vida e invitarles a que puedan hacer los mismo con su dolor.

4) ESCUCHA TUS NECESIDADES EN EL PRESENTE: el acto de conexión genuino e íntimo con los demás es imposible en la medida que no hayamos desarrollado una escucha hacia  nosotros mismos y nuestras necesidades. Cuanto más nos resistimos a vivir el momento presente más soledad experimentamos.

Cuando nos salimos de la óptica de juzgar lo que nos está pasando y ponemos atención en la percepción de nuestra experiencia se abre una mundo de posibilidades. Una forma de salir de la soledad es poder explorar en cada momento como  se manifiestan nuestras necesidades. No se trata tanto de controlar y de dirigir lo que sentimos sino de observar en nuestro interior que cuales son nuestros deseos y apetencias. Un minuto al día para escucharnos puede generar un punto de inflexión para saber lo que realmente  necesitamos y reconectar con nosotros mismos.

5) EXPANDE TU AMABILIDAD Y AGRADECIMIENTO: desarrollar actitud de servicio  y afectividad  es un arte que se puede entrenar y que nos ayuda a reconectarnos cuando caemos en la soledad. El simple hecho de pensar en hacer algo por alguien nos puede crear un cambio en nuestro estado interior. También expresar gratitud hacia cualquier aspecto que te resulte agradable, ya sea de ti misma,  de los demás o lo que te rodea.  Puedes como práctica personal hacer breves listados en tu móvil o en una libreta de todo aquello por lo que te sientes que agradecido. A medida que compartimos aquello que valoramos o apreciamos empezamos a crear un círculo virtuoso de cercanía y conexión con la vida que nos ayuda a salir de la soledad y el vacío.

 

Ignacio Parra Viudes.

Psicólogo y Terapeuta Gestalt. Nº Colegiado 23109
www.psicologomajadahonda.net

Psicólogos Majadahonda

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Whatsapp