Date:octubre 07, 2014

Trastornos de Agresividad

AGRESIVIDAD, impulsividad, pérdida de control, estallidos de ira

El enfado y la rabia son  emociones valiosas que cumplen un sentido biológico importante en los seres humanos. Su función primordial es la de avisarnos de que alguna necesidad importante para nosotros se esta viendo frustrada. El organismo genera así una reacción de acumulación energética para tratar de reequilibrar su sistema en base a lo que percibe amenazado.

En este sentido el enfado pueden ser un buen “termómetro emocional”cuando se activa de forma puntual. Este uso adaptativo de permite identificar cuando algo que consideramos importante se esta viendo afectado y poder activar recursos para restituirlo.

El problema de la rabia y el enfado viene cuando la persona no sabe gestionar esta emoción correctamente. Es decir no ha encontrado estrategias para satisfacer sus necesidades de una forma que le satisfaga. Esto provoca que la energía de la rabia se descontrole en varios sentidos:

LA RABIA HACIA AFUERA O EXPLICITA: conocidos como estallidos de rabia, ira o impulsividad. La persona pierde el control de esta energía la cual se expresa de forma violenta  pudiendo generar daños importantes en seres vivos y objetos materiales. Muchas veces se viven como “trances inconscientes” donde la persona se enajena y pierde la conciencia.

LA RABIA HACIA DENTRO: cuando la energía del enfado es continuamente reprimida esta energía se repliega sobre el organismo que se ve afectado a través de trastornos psicosomáticos de diferentes índoles: constipados, dolores de cabeza, insomnio, problemas musculares, enfermedades diversas…

LA RABIA INDIRECTA o IMPLÍCITA : conocida también como conductas pasivo agresivas. El flujo del enfado sale hacia afuera pero de formas menos obvias que en la rabia explicita. Muchas veces dirigida hacia otros objetos o personas. También encontrando otros canales menos obvios como el sarcasmo, la crítica, los juicios y la queja.

Los motivos que influencian la aparición de la rabia son múltiples, si bien no pretendo ser exaustivo en este escrito si resumo algunos de los factores relacionados con la rabia:

  • La baja tolerancia a la frustración: es decir, una educación caracterizada por la ausencia de límites;
  • La sensación de poder: derivada de sentir que se controla al otro a través de la amenaza.
  • La dificultad de poner límites: da lugar a patrones pasivo agresivos, después de “tragar” mucho la persona estalla de una forma incontrolada.
  • La desconfianza: asociado a un carácter paranoico la persona puede interpretar constantemente engaños y ataques por parte de los demás que hagan crecer el estado de ira interior.
  • La sobrecarga organísmica: muchas veces las personas llegan a estados de agresividad fruto de estados carenciales de su organismo. Así los estados de cansancio, de mala alimentación, de falta de sueño, de exceso de trabajo o preocupaciones pueden ir creando un estado de irritabilidad en el cuerpo que acabe generando el estallido de rabia.cu