La terapia psicocorporal  es un espacio de investigación personal que enfatiza el trabajo con el sistema nervioso a través de las sensaciones corporales y las emociones. La persona, acompañada por la presencia del terapeuta pone su atención hacia su interior. En este acto de «mirarse hacia dentro» se abre un foco de conciencia más intenso que permite a la persona iniciar un camino hacia su propia sanación. La psicoterapia psicocorporal es una vía para facilitar el camino; un afinamiento de «la brújula interna» para que nuestros pasos tengan una mayor coherencia interna y plenitud.

una psicoterapia que integra cuerpo mente y emoción

Habitualmente cuando una persona llega a consulta ya ha dado muchas vueltas a sus problemas y ha intentado múltiples formas de solución. Utilizar la mente como forma analizar y controlar el malestar es la vía más frecuente que normalmente utilizamos.  Sin embargo, hay situaciones y conflictos que nos cuesta entender, o que por mucho que los entendamos desde la mente no llegamos a sentirnos mejor. Es aquí donde surge la oportunidad de ir más allá de la mente racional.

Mi forma de trabajo pretende ofrecer un cambio de perspectiva que permita explorar la interacción entre los llamados “tres cerebros”. Este enfoque invita a la persona a explorar no solo sus pensamientos y creencias sino su influencia en las emociones y las sensaciones corporales a través del sistema nervioso.

¿CÓMO FUNCIONA UNA SESIÓN DE PSICOTERAPIA PSICOCORPORAL EN LA PRÁCTICA?

EL INICIO DE LA SESIÓN: CREANDO EL ESPACIO ADECUADO

La primera parte de la terapia consiste en facilitar al máximo las condiciones que puedan crear un espacio para la conciencia interna. Dentro de esta preparación pueden surgir varios factores:  la distancia entre el terapeuta y la persona, la orientación del sillón, un ejercicio de conciencia del cuerpo y y del estado de ánimo general.

La idea es que la persona tenga un espacio para preguntarse a sí misma que se está moviendo dentro de ella en ese instante de su vida. Escuchar el momento presente es fundamental.

Por paradójico que esto pueda sonar mi enfoque terapéutico está basado en invitar a que sea la propia persona la que, (con el apoyo del terapeuta) la que vaya descubriendo como generar más salud y bienestar en su vida. Así pues, se sugiere que la persona tenga un espíritu proactivo para preguntarse «¿De qué me doy cuenta ahora en mi vida? ¿Qué es importante para mí? «,.

En líneas generales hay tres actitudes esenciales que permiten que una terapia pueda ser enriquecedora:

  • La disposición a ser honesto
  • La apertura a ir más allá de sus creencias pasadas.
  • La buena voluntad para implementar acciones nuevas que puedan crear otra disposición vital.

EL DESARROLLO DE UNA SESIÓN DE TERAPIA PSICOCORPORAL

se hace énfasis en que la persona oriente su atención el estado de su cuerpo. Si bien el lenguaje verbal también es importante, cuando es posible se trata primero de acudir a la información del cuerpo a través del para luego darle sentido a través de la palabra.

Dependiendo de la naturaleza del conflicto que trae la persona se utilizará un tipo de psicoterapia u otro. Si el cliente tiene facilidad de sentir sus sensaciones el trabajo estará más centrado en la dimensión corporal, en caso contrario se utilizará la vía verbal aludiendo al cuerpo progresivamente. .  Lo valioso de trabajar con el cuerpo directamente es que hay más probabilidades de que afloren contenidos inconscientes en la persona.

Trabajar con el sistema nervioso implica que la persona pueda hacer un ejercicio de conciencia sobre su cuerpo para rastrear sus sensaciones. La idea es que se pueda enseñar a la persona a hacer una especie de traducción de estos estados corporales para poder explorar la necesidad que subyace detrás de las sensaciones. Si es posible se invita a la persona nos puede ir relatando verbalmente sus sensaciones a medida que las experimenta. Este proceso al principio puede ser extraño para la persona en tanto que consiste en relacionarse con las experiencias internas que emergen más que con el entendimiento o la razón. Estas experiencias internas pueden ser gestos o posturas o la cadencia respiratoria o temblores o cambios en la sensación de peso corporal o en la circulación de la sangre.

UNA PSICOTERAPIA INTEGRADORA

En la medida que traemos a la consciencia todas las dimensiones de la persona empezamos a ganar una nueva visión y a generar nuevos recursos que antes pasaban desapercibidos. Cuando la persona es capaz de funcionar cooperativamente con todas las áreas de su cerebro la persona es capaz de encontrar mayor propósito y sentido a su existencia. Las acciones se vuelven más coherentes con la búsqueda de sus necesidades aumentando la satisfacción y el gozo hacia la vida.

Para aunar todas estas dimensiones de la persona mi experiencia profesional me ha llevado al convencimiento de que es necesario un enfoque terapéutico versátil e integrador. Es decir, una psicoterapia que se adapte a la persona y no al revés. Es por ello que en mi trabajo utilizo múltiples corrientes de psicoterapia con el fin de adaptarme al máximo a las necesidades del cliente. A continuación, trato de exponer resumidamente las diferentes psicoterapias que utilizo en mi trabajo y lo que pueden aportar a la terapia.

Fosusing Bioenergética y Mindfullness

SOMATIC EXPERIENCE “CONOCIENDO EL SISTEMA NERVIOS A TRAVÉS DEL CUERPO”:

El abordaje del cuerpo, es esencial, en tanto que el pensar y conocer mucho del problema no siempre significa poder solucionarlo mejor. La psicoterapia corporal ofrece una visión que permite acceder a información que no estaba disponible a través de la mente racional. Entender el lenguaje del sistema nervioso a través del cuerpo ayuda a obtener información nueva sobre nosotros mismos.

Terapia Gestalt

LA PSICOTERAPÍA GESTALT Y EL MINDFULLNESS: EL TRABAJO CON EL “AQUÍ Y EL AHORA”:

Si hay algo que es esencial para poder gestionar las emociones y explorar nuestras necesidades es tomar conciencia de cómo nos sentimos en cada momento. La terapia Gestalt recalca que es en el momento presente donde emergen todos los asuntos inconclusos de nuestro pasado. Es por ello que se aleja de otras corrientes de psicología que abordan el pasado como un elemento central.

Por otro lado, el Mindfullness permite a la persona un aprendizaje de como poder observarse a uno mismo. Esta escucha consciente es la base de toda la terapia para descubrir cómo nos relacionamos con nosotros mismos.

mujeres aplicando comunicación no violenta

LA COMUNICACIÓN NO VIOLENTA DE MARSHALL ROSENBERG: “EL TRABAJO CON LAS RELACIONES Y LA NECESIDAD DE CONEXIÓN”

Normalmente cuando la persona llega a consulta no solo está deteriorada la relación consigo mismo sino también la relación con los demás en algún sentido. Muchas veces la persona se muestra excesivamente dependiente y sumisa; otras actúa de forma impulsiva y no tiene en cuenta las necesidades de los otros. El trabajo con las técnicas de asertividad permite armonizar los intercambios sociales, fomentando relaciones sanas y compensadas. Es especialmente útil para las relaciones de pareja.

Coaching y psicodrama

EL PSICODRAMA Y LAS TECNICAS DE COACHING: “LA NECESIDAD DE PASAR A LA ACCIÓN”

El cambio de verdad en la persona se produce cuando esta empieza a poner en práctica una nueva forma de vivir. No solo vale con pensar diferente o sentir diferente; hay que actuar diferente. La utilización de técnicas de Rolplaying provenientes del Psicodrama ayudan a que la persona pueda entrenarse antes de pasar a la acción. Una vez que la persona está dispuesta se explora con la persona los posibles objetivos en la realidad.

Terapia Humanista

LA PSICOTERAPÍA HUMANISTA ROGERIANA: “ACEPTARNOS DONDE ESTAMOS ES EL PRIMER PASO”:

Es muy común que cuando la persona llega a consulta la relación consigo mism@ no sea muy buena. Son muy frecuentes los excesos de exigencia hacia los demás y una sensación de estar constantemente en lucha con uno mismo. Este abordaje psicológico busca ante todo que la persona independientemente de su situación pueda aprender a comprenderse y a apoyarse a si mismo.

Logoterapia

LA LOGOTERAPÍA Y LA TERAPÍA DE ACEPTACIÓN Y COMPROMISO: “LA VIDA NECESITA DE UN SENTIDO PARA SER VIVIDA”:

Una parte que suele ser muy importante en el trabajo terapéutico es que la persona descubra aquello que da sentido a su vida. Encontrar este sentido de la vida es como encontrar un mapa que nos indica la dirección a la que queremos dirigirnos. Es como el motor energético de nuestras acciones. Los estados depresivos están caracterizados por una ausencia de sentido en la vida. Una vez que empezamos a perfilar los objetivos a los que queremos dirigirnos queda un trabajo para tomar conciencia de cuales son los obstáculos que percibe la persona.

¿QUE ASPECTOS SE SUELEN VALORAR EN UNA PSICOTERAPIA?

El trabajo con cada personas es siempre algo totalmente personalizado, sin embargo existen una serie de áreas nucleares que  suelen abordarse en las sesiones.