Sobre mí

FORMACIÓN ACADEMICA

  • Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid en 1999.

  • Master en Salud Mental y Práctica Clínica avalado por la AEPCCC (Asociación Española de terapeutas cognitivo conductuales).

  • Psicoterapeuta Gestalt. reconocido por la AETG (Asociación Española de Terapeutas Gestalt). Diplomado de la 7º Promoción en Equipo Centro Madrid.

  • Experto en psicoterapia con niños y adolescentes. XV edición organizada por el Colegio oficial de Psicólogos de Madrid y por la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia

  • Curso de Entrenamiento de habilidades del Psicólogo en la práctica Clínica. Colegio oficial de Psicólogos de Madrid.

  • Postgrado “El cuerpo en la terapía”. Realizado en Barcelona bajo la dirección de Javier Muro. 

  • Formación en psicología integrativa Programa SAT I organizado por la Fundación Claudio Naranjo.

  • Instrucción en Terapia Humanista Rogeriana instruida por Antonio Guijarro en el Centro Tomillo.

  • Formado en Psicoterapia Corporal de Focusing en el el Gabinete THUS impartida por Mentxu Martín Aragón.

  •  Curso de Análisis Transaccional. Gabinete de Psicología y Análisis transaccional impartido por Paco Maso.

 

LUGARES EN LOS QUE HA DESEMPEÑADO SU LABOR COMO PSICÓLOGO

  • Miembro fundador del Centro de Psicoterapia Aletheia en Madrid donde ejerce de psicoterapeuta del 2009 al 2015.

  • Colaborador eventual con el Centro Illary impartiendo talleres de crecimiento personal. “Conciencia, Autodescubrimiento y Gestalt”.

  • Miembro del grupo Hida Asistencias y Cuidados como responsable del departamento de Psicología.

  • Formador de la Consejería y Empleo de la Comunidad de Madrid impartiendo talleres contra la violencia de Género.

  • Colaborador con la ONG Entreculturas en el apoyo psicológico a adolescentes.

  • Colaborador con Psicólogos a Domicilio de Madrid

                         Mi historia

Trabajar con personas es para mí es una vocación profunda en tanto que siento que me alimenta y enriquece. Me siento privilegiado de poder trabajar haciendo lo que me apasiona. Sin embargo, ha sido un largo camino no exento de dificultades y retos personales. 

                                                             ¿Quieres saber  más?    

 

               

                LOS INICIOS     

 

 
 
 
 
 

  En 1999 tenía un lustroso título de licenciado en psicología pero  para mi sorpresa y decepción me sentía muy inseguro para ejercer como profesional. Esto hizo que decidiera posponer mi decisión de trabajar como psicólogo en el área clínica. Mirando hacia atrás me doy cuenta de que me llenaba de responsabilidad pensando que tenía que “salvar” y resolver la vida de la persona lo que veía como una tarea  gigantesca.  En ese momento mi pensamiento es que no estaba preparado y necesitaba vivir más y tener más experiencias personales y formativas. 

 

                                                 

                                                                                                    CRECIMIENTO PERSONAL 

                                                                                                   Y PROFESIONAL (1999-2009)

 

 

                                

Los siguientes años de mi vida fueron un intenso proceso  para desarrollarme en múltiples áreas:

 En lo académico: empecé a formarme en los diferentes tipos de terapia que me parecían más eficaces, terapia Cognitivo Conductual, Gestalt, Psicodrama, Análisis transaccional, Terapia breve, Focussing… Investigue muchas formas de terapia tratando de encontrar la fórmula idónea que me garantizara que iba a hacer un buen trabajo. Cada enfoque terapéutico que estudiaba me daba un nuevo prisma para acercarme a las personas. Esto era fascinante y al mismo tiempo algo inquietante en tanto que me daba cuenta de que cuantas más teoría psicológicas sabía más me daba cuenta que no había una “receta” única con la que trabajar. Habian muchos caminos para acercarme terapéuticamente, el reto estaba en ir integrándolos.

En lo personal: hice una profunda inmersión en el mundo la filosofía oriental y en la meditación zen,  viajé de mochilero, estuve viendo una temporada en Amsterdam, a trabajar en diferentes ámbitos. También fue importante  para mí en esta época pasar por mi propia terapia l; esto implico revisar mis propias heridas y dificultades y experimentar en mis propias carnes que se siente al estar “al otro lado”.

 

En lo profesional: Pasé ochos años trabajando en el área de la psicología social y del consumidor. Hacia entrevistas y grupos de opinión con múltiples segmentos de la población: médicos, ingenieros, taxistas, profesores, amas de casa, empresarios…Este trabajo me permitió conocer la forma de pensar de miles de personas que me contaban sus sueños e inquietudes. Creo que me ofreció una visión panorámica general de la sociedad y de su forma de vivir; sin duda un tesoro que me ayudaría a empatizar más tarde con la persona que venía a consulta.

 

 

 

                  

 

                           

                                                     EMPIEZA LA AVENTURA (2009-2011)

 

  

 

En el 2009 sentí que era hora de iniciar mi verdadera vocación de apoyo y acompañamiento terapéutico. Quería darme una oportunidad aunque fracasara en el intento. En mi fuero interno pensaba que todavía me podía formar más y quizás no estaba preparado sin embargo después de tantos años de espera y deseo hubo un  impulso que no estaba dispuesto a demorar más, había que salir al ruedo. Este momento de afrontar mis miedos todavía lo recuerdo como un momento de júbilo y libertad enormes.

Mis inicios los hice acompañado de otros compañeros psicólogos fundando un gabinete psicológico en Madrid, (Aletheia, con el que todavía colaboro puntualmente).  

 

 

                                                                                                    MIS DIFICULTADES Y MIS 

                                                                                                               ENSEÑANZAS                                                                                       

En 2011 aproximadamente, después de 2 años de trabajo pensaba que ya había superado la prueba de psicólogo con creces y que era “apto como profesional”.  Sin embargo,  me acuerdo de una persona que me dijo un día en consulta:  “Para ti es muy fácil vivir, como tú estás siempre bien y no tienes problemas…”. 

 

 Me di cuenta de que queriendo transmitir motivación estaba comunicando un modelo de psicólogo  en el que solo existía el lado positivo de las cosas. A día de hoy pienso que esta persona necesitaba sentir que al lado suyo había alguien que también atravesaba dolor como para poder entenderla. Me di cuenta que paradójicamente un psicólogo que pareciera perfecto generaba una resistencia . Este suceso supuso un cambio en mi forma de entender la psicoterapia.

 

 

 

HACIA LA HUMANIZACIÓN DE MI TRABAJO (2011 en adelante).

 

 

Lentamente fui sintiendo la necesidad de un mayor encuentro humano con la persona que tenía delante. No se trataba de ser perfecto sino de ser real. Esto inició un proceso en mi de ir soltando la imagen del “ profesional perfecto” para ir creando un espacio en el que yo también me pudiera mostrar genuinamente como persona. Este nuevo enfoque facilitaba llegar de verdad al núcleo afectivo de las personas y lo que era realmente importante para sus vidas.

Con el tiempo de trabajo observo que si bien hay muchas técnicas y posibilidades de cambio psicológico existe también un camino de aceptación profunda de la experiencia humana que no necesita ser mejorada. Fruto de un trabajo personal  de cambio y aceptación podemos enriquecer y ampliar nuestras vidas