EL ARTE DE PONER LÍMITES

 “Si tensas demasiado la cuerda de tu instrumento éste acabara por romperse,
si lo aflojas mucho, no suena.
La felicidad está por el camino del medio.” Buddha
Este texto me ha inspirado para reflejar brevemente el tema de los límites y su manejo. El escrito para mi refleja dos de las posturas extremas en nuestra forma de relacionarnos con el mundo.

Por un lado la excesiva apertura (la cuerda muy floja): si estamos completamente abiertos a los demás y no ponemos límites todo nos afectará demasiado. Nos costará decir que no, mostrándonos muy complacientes y exponiéndonos mucho emocionalmente; en esta línea podemos ser impulsivos o hacer más de lo que querríamos por los demás. Esta posición puede ofrecernos alegrías de gran intensidad pero también dolor y decepción en la misma medida.

El otro extremo sería el estar excesivamente cerrados frente a los demás; (cuando la cuerda esta demasiado tensa). En esta posición no queremos que los demás nos hagan daño y ponemos límites excesivamente rígidos. Es por esta razón que nos mostramos poco disponibles emocionalmente ante la gente. Aparecen actitudes muy controladoras, desconfianza y un carácter rígido. Es un estilo de relación donde no queremos que nada nos inquiete por lo que la persona se instala en un estado permanente de defensa. La persona en este lugar se siente más segura ante la vida pero a la larga va acumulando aburrimiento, vacío y resentimiento.

A menudo tratando de encontrar un equilibrio las personas pueden pasar de una  posición a otra, pero cada posición extrema con el tiempo acerca a la persona a la actitud contraria. Este movimiento prolongado en el tiempo puede generar mucha impotencia.

La moraleja de esta breve reflexión es que una falta  excesiva de límites nos hiere, al igual que una continua rigidez defensiva nos impide que nos nutramos de la vida.

Relacionarnos con la vida de una forma sana tiene que ver con manejar estas posiciones de una forma autorregulada en función de la situación. El arte de esta cuestión tendría que ver con establecer límites que nos permitan nutrirnos emocionalmente de la vida y al mismo que puedan protegernos del ambiente.

www.psicologomajadahonda.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Whatsapp