EL TRAUMA Y SUS CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS

El trauma y sus consecuencias psicológicas

Un evento traumático es aquel que sobrepasó nuestros recursos y capacidades. Ya sea a nivel físico, emocional, o racional, el trauma colapsa nuestro organismo y nos deja impotentes y sin esperanza. La consecuencia del trauma es la incapacidad para estar plenamente presentes en la vida; la razón de ello es que una parte de nuestro ser se queda pendiente de tratar de resolver aquello que en algún momento no pudo. El trauma representa ese puente que parece imposible de cruzar, ese lugar que no se puede transitar, esas emociones y sensaciones que no nos atrevemos a sentir. Cuando se repite una situación traumática en nuestra vida nos sentimos pequeños, torpes e inadecuados.

El trauma afecta a todas las partes de nuestro organismo, bloquea el cuerpo, distorsiona nuestras emociones y nos crea obsesiones y pensamientos catastróficos. La respuesta normal ante el trauma es no querer mirarle a la cara, tratar de evitarlo, negarlo o minimizarlo.

Sin embargo, a nuestro pesar el trauma es resistente a nuestro desprecio y aguarda el momento para desbaratar nuevamente nuestra vida. A un nivel inconsciente se queda fijado en nuestro sistema nervioso, en forma de un terror inabarcable e inaccesible desde nuestro cerebro racional.

Lo paradójico de todo ello, es que los síntomas del trauma son las puertas de entrada para empezar la sanación.  Es nuestro malestar el que nos indican que algo en nuestro interior no anda bien.

El trauma simbólicamente podría representar un “dragón” al cual no nos atrevemos a hacer frente. Solo escuchar el aleteo de sus alas nuestro cuerpo se estremece y tiembla. Sin embargo, este dragón guarda un tesoro de incalculable valor para nosotros.

El camino para vencer a este dragón es progresivo y requiere de una estrategia. Necesitamos fortalecernos y entrenarnos antes de poder si quiera plantearnos el acercamiento al dragón. En términos psicoterapéuticos necesitamos generar recursos y apoyos internos y externos antes de empezar a luchar. Normalmente al dragón se le va venciendo poco a poco. Pueden ser muchos los asaltos que requerimos para poder lidiar con el núcleo de nuestro trauma.  Si bien no es un camino fácil el tesoro merece la pena ya que nos lleva a la libertad y la capacidad de sentirnos plenamente vivos.

Ignacio Parra

Psicólogo y Psicoterapeuta especialista en trauma.

www.psicologomajadahonda.net

Puedes acceder a mi última entrevista sobre el trauma en el siguiente enlace:

https://www.instagram.com/tv/CWTwhLNoS6G/?utm_medium=copy_link

 

 

Psicólogos Majadahonda

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Whatsapp